skip to Main Content
Pequeña Recompensa

Pequeña recompensa

A la salida de mi oficina hay un bowl lleno de chocolates. La tentación de agarrar uno (o varios) al salir es mucha.

Así que tengo una regla: nada más agarrar un chocolate (especialmente de estos) si tengo algo que celebrar de ese día: puede ser la firma de un contrato con un cliente nuevo, o que tuve una reunión genial con un cliente existente, lo que sea, siempre y cuando sea motivo de celebración.

Así, disfruto cada chocolate (porque me lo gané) que me como, porque es una celebración por el día, más que un antojo a la salida

This Post Has 0 Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Back To Top