skip to Main Content
Nunca Interrumpas A Un Niño Trabajando

Nunca interrumpas a un niño trabajando

Esto lo recortó nuestro hijo de 4 años.

Le tomó casi una hora (la hoja era tamaño carta).

Ya había pasado su hora de dormir. Le faltaba ponerse su pijama, lavarse los dientes y demás cosas que hace antes de dormir.

Pero lo dejamos terminar. Lo dejamos trabajar. Había ruido alrededor, su hermana estaba haciendo quién sabe qué, todos teníamos sueño. Pero él no iba a dejar su página sin terminarla. Y nosotros no le íbamos a pedir que lo hiciera.

Así, cuando un niño ejerce su concentración, está fortaleciendo ese músculo. Está aprendiendo a enfocarse y no distraerse. Está aprendiendo la importancia del trabajo bien hecho. No por el aplauso de alguien, porque lo quiere hacer bien, por esa motivación interna de decir “yo lo hice”. Porque ese es el mayor premio.

Hacia adelante. Siempre hacia adelante.

This Post Has 0 Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Back To Top