skip to Main Content
LEARN MORE

LEARN MORE

Tener la profesión que tengo implica siempre estar aprendiendo por varias razones:

  • Las leyes cambian.

    Lo que era deducible de impuestos hace 3 años, quizá ya no lo sea hoy. La estrategia que funcionó muy bien hace 10 años, hoy es cuestionable.
  • Cada cliente es una historia diferente.

    Conozco “asesores financieros” (sí, entre comillas, porque no se merecen ese nombre) que le venden el mismo producto a todos sus clientes. Esos no son asesores, son vendedores de un producto. Lo que funciona para un cliente de altos ingresos de 40 años no necesariamente va a funcionar para un cliente jubilado que desea dejar X cantidad a su institución de caridad favorita.
  • El campo está evolucionando.

    La industria del “financial planning” ni siquiera existía hace cincuenta años. Como profesión, está en pañales: hay mucho que no sabemos, y mucho que estamos aprendiendo sobre psicología y las emociones alrededor del dinero.
  • Yo no vendo productos financieros.

    Mi único producto es mi asesoría, por la que mis clientes me pagan directamente. En unos años, la venta de seguros o fondos de inversión por comisión va a ser cosa del pasado. Y muchos “asesores” van a ver sus ingresos por comisiones eliminados o reducidos drásticamente.

Todos los años busco saber más, aprender más para beneficio de mis clientes y, como agregado, para ustedes, queridos seguidores.

This Post Has 0 Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Back To Top