skip to Main Content
Evitar El Sesgo De Confirmación

Evitar el sesgo de confirmación

El sesgo de confirmación es uno de los sesgos más estudiados por psicólogos (yo no soy psicólogo, evidentemente, pero he visto cómo afecta mis decisiones y las ideas de clientes y ahora amigos en redes sociales).

Es algo así, usando la situación actual:

Estás convencido de que el Coronavirus es lo peor que le pudiera haber pasado a la humanidad y estamos destinados a perder la lucha contra el virus.

Ese convencimiento, te va a llevar a buscar activamente información que respalde tu punto de vista: vas a encontrar información, modelos estadísticos, videos en YouTube y mucha más información que confirma tu opinión.

Vas a silenciar o a ignorar a voces que te presenten información que contradiga tu punto de vista, porque para este punto, esa creencia ya forma parte de tu identidad.

Lo mismo sucede en sentido contrario: si estás convencido de que el Coronavirus no es más que una simple gripa, vas a buscar información por todas partes que respalde tu opinión.

La realidad, como sabemos, está en algún punto medio de esos dos extremos. Cada día la ciencia y la evidencia nos va acercando a la realidad del tamaño de la amenaza del virus.

Lo mismo sucede con muchísimos temas más, te pongo algunos ejemplos:

La idea de que X gobierno está haciendo un buen trabajo frente a esto.
La idea de que X gobierno está haciendo un pésimo trabajo frente a esto.

La idea de que la bolsa de valores está por subir en el corto plazo.
La idea de que la bolsa de valores está por bajar en el corto plazo.

La idea de que las bajas tasas de interés van a impulsar a la economía.
La idea de que las bajas tasas de interés van a dañar la economía.

Y así, miles de ideas más, que todos tenemos, en mayor o menor medida.

¿Se puede evitar el sesgo de confirmación?

Nunca del todo. Pero podemos identificarlo. Podemos ampliar nuestros horizontes y buscar información que abiertamente sea diferente a nuestras creencias. Evaluarla, entenderla, juzgarla y determinar qué hacer con esa visión del mundo, diferente a la que tenemos y que podría incluso ser de mayor utilidad que las creencias que tenemos.

¿Fácil? Cuestionar tus ideas y tus creencias nunca será fácil. Pero es absolutamente necesario.

This Post Has 0 Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Back To Top