skip to Main Content
El “de Repente” No Existe

El “de repente” no existe

Si hay algo que he aprendido es que el “de repente” no existe. Yehuda Berg tuvo mucho que ver con este aprendizaje.

El cáncer puede tardar años en presentar síntomas, usualmente cuando eso sucede ya es muy tarde (o casi). Muchos creen que da “de repente”.

Los divorcios son el resultado de muchos, incontables problemas no discutidos o no atendidos a tiempo. No son causados por una “gota” que derrama el vaso “de repente”, son consecuencia de todas las demás que contribuyeron para llenarlo.

Los hijos adolescentes que ignoran a sus padres “de repente”, suelen ser la consecuencia de haber sido ignorados por años, muchas veces desde bebés.

Lo mismo con los accidentes de tránsito, las montañas de deuda, los fracasos en los negocios, que llegan “de repente”.

Y también con lo positivo: el conferencista que tiene éxito de la noche a la mañana, cuando todos ignoran los años que tuvo que trabajar para llegar ahí. Los récords rotos por deportistas. Las jubilaciones exitosas.

Por eso mi abuelo decía que “los centavos hacen los pesos”. Pequeñas decisiones, pequeñas acciones, que generan una bola de nieve que crece con el tiempo como resultado de la consecuencia natural de todas esas acciones acumuladas.

This Post Has 0 Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Back To Top