skip to Main Content
Dejé El Trabajo Fuera De Casa

Dejé el trabajo fuera de casa

Hoy llegué estresado a mi casa por el trabajo. Una semana intensa en los mercados, cada vez más noticias sobre el Coronavirus… En fin.

Siempre trato de separar lo más posible la casa del trabajo y hoy no pude.

Bastaron unos minutos en casa para regresar a mi normalidad. Me lavé las manos y la cara, me cambié la ropa, me quedé unos minutos respirando en el cuarto y bajé con mi familia.

El poder transformador que tienen los niños, que logran que el estrés se haga a un lado, que me enfoque en donde estoy y en cuando estoy. Esos minutos de juego, esas risas, tienen un poder incomparable. Y, si hubiera seguido con mi drama, no los podría haber disfrutado igual.

Mañana será otro día interesante en los mercados. Mañana tendré un par de reuniones con clientes. Mañana trabajaré en “compliance” y otros pendientes.

Mañana, la vida sigue.

No permitas que el estrés de tu trabajo te impida disfrutar a tu familia. A final de cuentas, por ellos es por quien trabajas.

¿De qué les sirve un papá o una mamá que trabaje tanto si no es capaz de desconectarse de su trabajo o disfrutar, criar, y guiar a sus hijos?

This Post Has 0 Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Back To Top