¿Y los abuelos?

¿Cómo prepararse para esta turbulencia económica?
enero 28, 2016
Amor y Dinero
febrero 16, 2016
Show all

¿Y los abuelos?

Cada día, 3,000 personas cumplen 65 años en Estados Unidos. En México, la población mayor de 65 años es un porcentaje cada vez más alto del total.
Cada vez hay más adultos mayores, y con ello están cambiando muchísimas cosas en la economía a nivel país y en las relaciones familiares a nivel personal. Es difícil. Cada vez son más los que tienen que ser cuidados por sus hijos (cuando bien les va) o que, peor aún, son abandonados al destino (y caridad) de vecinos, desconocidos o incluso del propio gobierno.
Podría decirse que, tristemente, los adultos mayores son como un “impuesto” (por usar términos de gobierno) a la clase media: los más pobres luchan para alimentarse a sí mismos, por lo que menos se van a ocupar de ellos y a las familias acomodadas no les representa un problema económico (pero sí emocional y psicológico) el hacerlo.

La clase media, por otro lado, no sólo tiene que cargar con el tremendo peso emocional y psicológico que representa el cuidar de sus padres, también tiene un peso inmenso en sus bolsillos. Y, por lo que he visto, pocos son los que han tocado el tema en sus reuniones familiares. Todos saben que “el abuelo” ya no está tan bien como antes, que sin duda requerirá de cuidados especiales en algún momento, pero nadie se atreve a discutir el tema. Es mejor dejarlo para después.

Es entendible. Cuesta trabajo aceptar que aquellos que te dieron la vida quizá necesiten de tu dinero, de tu tiempo y de tu atención, incluso más de lo que te imaginabas. Y si en tu familia son varios hermanos, ¿cómo van a definir qué responsabilidades o qué tanto va a poder aportar cada quién? ¿Hasta qué punto dejar de ver por el bienestar de la familia propia por apoyar a quien te trajo al mundo?

Me encantaría ofrecer una respuesta, pero no la tengo. Especialmente porque es una situación que está sucediendo en mi propia familia. Me duele mucho ver cómo mis abuelos cada vez dependen más de sus hijas. Y me duele más ver cómo a veces esa muchísima ayuda que les dan no parece ser suficiente. Siempre hay una medicina más, una reparación más en la casa, una emergencia más. Siempre hay algo más.

Sé que el de mi familia no es el único caso. Sé que muchos de ustedes, queridos lectores, si no están pasando por algo similar, no falta mucho para que suceda. Deseo de todo corazón que tengan el valor de hablarlo entre ustedes antes de que sea necesario. Deseo de todo corazón que tengan la fortaleza de reconocer que la salud de sus padres y abuelos, por el paso natural de los años, será progresivamente peor y que, por tanto, necesitan planear con anticipación qué van a hacer. No se esperen hasta que sea demasiado tarde y necesiten cuidados inmediatos. Discutan el tema desde ahora. Discútanlo con sus parejas, discútanlo con todos los involucrados. Tengan claro de qué manera puede ayudar cada quién y no traten de comparar a ver quién da más o quién da menos. Aprovechen esta situación para que sus familias se unan y para que se resuelva cualquier diferencia que exista entre ustedes. Y, si no pueden ayudar porque su situación (o sus prioridades) no se lo permite, por favor, no juzguen ni critiquen a quien sí lo hace. Recuerden, en algún momento ustedes estarán en ese lugar, a menos que se preparen financiera, emocional y físicamente.

Como siempre, encuentra esta y todas mis columnas en miguelgomezconsejero.com y en facebook.com/miguelgomezconsejero

Miguel Gomez

Ayudo a la gente a planear sus finanzas para vivir con prosperidad. Colaboro en El Diario de El Paso y Noticias MVS con Karla Mariscal.
Mi blog refleja mi opinión solamente, y no necesariamente es la misma de la compañía donde trabajo.

Leave a Reply