El Síndrome de Rico MacPato y Cómo Evitarlo

Mar 31, 2017

¿Recuerdas a Rico MacPato? El tío del Pato Donald, que tenía una bóveda donde, literalmente, nadaba en dinero.

La revista Forbes publica cada año la lista de las personas con las fortunas más grandes del mundo. Estamos hablando de personas con miles de millones de dólares en su haber.

Uno pensaría que todos ellos son felices. Pero, no es así. Hace unos días me enteré de la historia de Adolf Merckle, que heredó una empresa de su padre (empresa que se fundó en 1881) y con ella construyó un imperio. Adolf llegó a estar en la posición 94 de la mencionada lista de Forbes, pero aún así manejaba un automóvil Golf y vivía de manera relativamente modesta. Hasta que llegó la crisis de 2008. Sus empresas perdieron valor y tuvo que hipotecar una de ellas para salir a flote.

Esto le afectó mucho emocionalmente, y decidió terminar su vida.

Sus empresas ya habían sobrevivido dos guerras mundiales, empleaban a decenas de miles de personas e iban a estar bien después de la crisis, pero esa pérdida de control, ese sentimiento de que “no había podido” y de que no tenía suficiente lo llevaron a la muerte.

Y eso es lo que llamo el “Síndrome de Rico MacPato”: el deseo de tener más por tener más y el poner la riqueza por encima de uno mismo.

He conocido a varias personas con este síndrome: si tienen diez millones de dólares, quieren tener veinte. Si tienen veinte, quieren tener cuarenta. No porque tener el doble vaya a hacer una diferencia en sus vidas, sino porque para ellos es importante el sentimiento de logro que conlleva el duplicar sus fortunas.

Muchos son adictos al trabajo. Otros, ni siquiera conocen a sus hijos. Unos más, “no tienen tiempo” para nada que no sea crecer su riqueza.

Esto llega a algunos de ellos a ser sumamente infelices, deseando salir de esa carrera que los tiene con mucho dinero, sí, pero insatisfechos con la vida.

¿Cómo salir de ahí? Te comparto tres ideas que les he recomendado a personas con este síndrome, y que les han dado tenido buenos resultados:

  • Ponle claridad y valor a tus metas. Determina cuánto necesitas para hacer lo que quieres lograr. Muchas veces es menos de lo que crees.
  • Determina tu “hasta aquí”. Tu “hasta aquí” es donde tienes lo que necesitas para alcanzar tus metas. Alcanzar tu “hasta aquí” significa que ya no necesitas seguir en la carrera por que ya llegaste a la meta. Una y otra vez he sido testigo directo de cómo tener esta certeza cambia vidas: he conocido gente que decide dejar de trabajar, otros que deciden iniciar su proyecto de beneficencia (que pensaban iniciar en 10 años) y otros que simplemente ven la vida de manera más feliz, porque ya no se preocupan por no tener suficiente para vivir.
  • Reducir riesgos. Una vez que llegas a la meta, al “hasta aquí”, ya no hay necesidad de tomar riesgos. ¿Por qué? Porque tienes más de perder que de ganar. He visto cómo muchos asesores financieros se olvidan de este punto crucial y recomiendan a sus clientes tomar riesgos innecesarios. ¿El resultado? Que los mercados bajan y alguien que ya había alcanzado sus metas se ve obligado a trabajar por diez años más, simplemente por que siguió recomendaciones que tenían más riesgo del que necesitaba.

Tener claridad sobre tus metas, determinar cuánto necesitas para alcanzarlas y reconocer cuando estás ahí para reducir tus riesgos son cuatro cosas que puedes hacer para evitar el el Síndrome del Rico MacPato te afecte y dañe tu vida. Entonces, procura que tu meta no sea tener más por tener más, sino tener metas con propósito.

Inscríbete para recibir los posts más recientes:

[activecampaign form=1]

Una reflexión sobre hacer negocios

Dic 20, 2016

¿Quieres ser una mejor persona en los negocios? ¿Quieres dormir tranquilamente, sabiendo que estás haciendo una diferencia positiva en el mundo?

Sé el tipo de persona con la que te gustaría hacer negocios. Seguir Leyendo…