No seas Víctima del “Efecto Shrek”

Jul 5, 2017

¿Recuerdas a Shrek? La película del ogro que vive en su pantano y que, por alguna razón se enamora de una princesa, pero se convence que tiene que convertirse en un humano para ser merecedor del amor de la princesa y de su familia. Seguir Leyendo…

¿Qué es lo que te da miedo?

May 25, 2017

Por años se ha dicho que el miedo más profundo de muchísima gente es hablar en público.

Más que morir, a muchos les aterra hablar en público. Desconozco qué tan cierta sea esta esta anécdota que he oído de numerosas fuentes a través de los años, pero quizá tenga algo de cierto. Hay quien prefiere estar muerto a tener que hablar en público.

A mí, por el contrario, me encanta. Es algo que disfruto mucho, que prácticamente puedo hacer de manera natural. ¿Qué tan bien lo hago? Yo creo que lo hago bien, y, como en todo, sé qué áreas tengo que mejorar (como el movimiento de los brazos, por ejemplo), y estoy trabajando para ser cada vez mejor, pero definitivamente no me da miedo.

También se me facilita mucho escribir. Las ideas surgen, las tomo y las plasmo en papel.

Y así, como esas, hay varias cosas que disfruto mucho hacer que a algunas personas les da miedo.

Pero no me pidas subirme a una montaña rusa. O a iniciar una plática con un desconocido. Eso, la verdad, y lo confieso sin ninguna pena, me da miedo.

¿Por qué no le temo a hablar enfrente de cientos de personas, pero sí ante una? No lo sé. Es algo que llevo tiempo trabajando, pero aún así no deja de ser difícil. Lo interesante de esto es que, precisamente en hacer las cosas que dan miedo es en donde está el crecimiento. Porque hacer las cosas que resultan fáciles es estar en la zona de confort. En la comodidad de lo conocido. En hacer lo “difícil”, lo que da miedo es donde está tu desarrollo personal.

Así que, enfrenta tu miedo. Calcula cuánto debes y desarrolla un plan para pagar tus deudas. Acércate a un abogado y crea tu testamento. Inicia un plan de ahorro. Háblale a ese familiar con el que te peleaste por quién-sabe-qué-razón hace quién-sabe-cuántos-años. Y verás cómo, como por arte de magia, to vida empieza a mejorar. ¿Por qué? Porque tomaste control. Porque te saliste de lo cómodo. Porque te enfocaste en tu crecimiento.

[activecampaign form=1]

El Síndrome de Rico MacPato y Cómo Evitarlo

Mar 31, 2017

¿Recuerdas a Rico MacPato? El tío del Pato Donald, que tenía una bóveda donde, literalmente, nadaba en dinero.

La revista Forbes publica cada año la lista de las personas con las fortunas más grandes del mundo. Estamos hablando de personas con miles de millones de dólares en su haber.

Uno pensaría que todos ellos son felices. Pero, no es así. Hace unos días me enteré de la historia de Adolf Merckle, que heredó una empresa de su padre (empresa que se fundó en 1881) y con ella construyó un imperio. Adolf llegó a estar en la posición 94 de la mencionada lista de Forbes, pero aún así manejaba un automóvil Golf y vivía de manera relativamente modesta. Hasta que llegó la crisis de 2008. Sus empresas perdieron valor y tuvo que hipotecar una de ellas para salir a flote.

Esto le afectó mucho emocionalmente, y decidió terminar su vida.

Sus empresas ya habían sobrevivido dos guerras mundiales, empleaban a decenas de miles de personas e iban a estar bien después de la crisis, pero esa pérdida de control, ese sentimiento de que “no había podido” y de que no tenía suficiente lo llevaron a la muerte.

Y eso es lo que llamo el “Síndrome de Rico MacPato”: el deseo de tener más por tener más y el poner la riqueza por encima de uno mismo.

He conocido a varias personas con este síndrome: si tienen diez millones de dólares, quieren tener veinte. Si tienen veinte, quieren tener cuarenta. No porque tener el doble vaya a hacer una diferencia en sus vidas, sino porque para ellos es importante el sentimiento de logro que conlleva el duplicar sus fortunas.

Muchos son adictos al trabajo. Otros, ni siquiera conocen a sus hijos. Unos más, “no tienen tiempo” para nada que no sea crecer su riqueza.

Esto llega a algunos de ellos a ser sumamente infelices, deseando salir de esa carrera que los tiene con mucho dinero, sí, pero insatisfechos con la vida.

¿Cómo salir de ahí? Te comparto tres ideas que les he recomendado a personas con este síndrome, y que les han dado tenido buenos resultados:

  • Ponle claridad y valor a tus metas. Determina cuánto necesitas para hacer lo que quieres lograr. Muchas veces es menos de lo que crees.
  • Determina tu “hasta aquí”. Tu “hasta aquí” es donde tienes lo que necesitas para alcanzar tus metas. Alcanzar tu “hasta aquí” significa que ya no necesitas seguir en la carrera por que ya llegaste a la meta. Una y otra vez he sido testigo directo de cómo tener esta certeza cambia vidas: he conocido gente que decide dejar de trabajar, otros que deciden iniciar su proyecto de beneficencia (que pensaban iniciar en 10 años) y otros que simplemente ven la vida de manera más feliz, porque ya no se preocupan por no tener suficiente para vivir.
  • Reducir riesgos. Una vez que llegas a la meta, al “hasta aquí”, ya no hay necesidad de tomar riesgos. ¿Por qué? Porque tienes más de perder que de ganar. He visto cómo muchos asesores financieros se olvidan de este punto crucial y recomiendan a sus clientes tomar riesgos innecesarios. ¿El resultado? Que los mercados bajan y alguien que ya había alcanzado sus metas se ve obligado a trabajar por diez años más, simplemente por que siguió recomendaciones que tenían más riesgo del que necesitaba.

Tener claridad sobre tus metas, determinar cuánto necesitas para alcanzarlas y reconocer cuando estás ahí para reducir tus riesgos son cuatro cosas que puedes hacer para evitar el el Síndrome del Rico MacPato te afecte y dañe tu vida. Entonces, procura que tu meta no sea tener más por tener más, sino tener metas con propósito.

Inscríbete para recibir los posts más recientes:

[activecampaign form=1]

Publicado por .