Las Emociones y el Dinero, Con Jessica Vazquez

May 3, 2017

Jessica Vázquez cuenta con una amplia experiencia de 18 años en áreas de negocios y mercadotecnia. Es coach internacional, conferencista y ha sido maestra de cátedra en el ITESM.

Es la creadora de los programas de Coaching: #DivinoDinero, #BeyondCorporate y #Yo Soy L.I.B.R.E.

Ha obtenido más de 12 certificaciones internacionales de coaching lo que le ha facilitado dar más
de 650 sesiones alrededor del mundo. Además Jessica ha sido reconocida en dos ocasiones como una de las 100 Mujeres más poderosas de la revista Expansión.

En este episodio hablamos del rol que las emociones tienen con las finanzaz, de la manera en que las empresas crean publicidad, de cómo vivir y gastar de manera consciente… En fin, muchos temas interesantísimos.

Jessica recomienda los siguientes libros:

To Sell is Human (Daniel Pink)

Todos Venden (Cris Urzua)

Para mayor información sobre Divino Dinero entra a: bit.ly/DivinoDinero
Para descargar el ebook gratuito de las 4 Libertades Esenciales, entra a: http://www.jessicavazquez.com/miguelgomez

Escucha el episodio completo:

Inscríbete al podcast dando click a la plataforma de tu preferencia:

itunesListen to Stitcher

Suscríbete a mi boletín semanal:

[activecampaign form=1]

Picture from Wikipedia: https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/6/6d/Johnny_Depp_in_Queensland%2C_Australia_%28June_2015%29.JPG

¿Qué harías con $300 millones de dólares?

May 2, 2017

Una cantidad ridículamente grande. Difícil de visualizar para muchos. Es lo que ha ganado Johnny Depp (después de impuestos) con sus películas en los últimos 17 años, y es quizá lo que gana el administrador de un hedge fund relativamente grande en un año (ya en otro momento hablaré de la estafa que son los hedge funds).

Pero en fin. Regresando a Johnny Depp. ¿Qué harías si hubieras ganado lo que él ha ganado? Sin invertirlo, sin hacer absolutamente nada con ese dinero, tendrías el bienestar asegurado no solo para ti, sino para unas cuantas generaciones después de ti.

Pero no el señor Depp. A final de cuentas, ¡es una gran estrella! El conocidísimo Pirata del Caribe ha vivido como un rey todo este tiempo, comprando casas en todo el mundo, gastando cerca de $300 mil dólares al mes en vino, y llevando un estilo de vida que le ha costado, en promedio, $2 millones de dólares al mes.

Hagamos cuentas. $2 millones de dólares al mes, por 17 años suma poco más de $400 millones de dólares. Resulta que el señor Depp ha gastado más de lo que ha ganado. $100 millones más.

¿De dónde salieron esos 100 millones extras? Hipotecando todas sus casas. Endeudándose.

En pocas palabras, a Johnny Depp le ha pasado lo mismo que a millones de personas, pero con unos cuantos ceros de más: gasta más de lo que gana. Y seguramente por las mismas razones: “me lo merezco”, “soy Johnny Depp”, “siempre puedo ganar más”, etc. Se dejó llevar por sus emociones, incluso a pesar de la insistencia de su equipo de asesores que le decían que “soltara el acelerador” a sus gastos.

¿Qué va a pasar? Justo ahora Depp se encuentra en medio de una batalla legal contra su equipo de asesores, insistiendo que “no le impidieron gastar” (ellos afirman lo contrario). Si se lo pudiera decir directamente le diría que no busque a culpables fuera de él, que él es el único responsable de su manera de gastar, y le daría un régimen intenso de identificación de valores y prioridades para que gaste de manera consciente y consistente con dichos valores.

Quizá terminará perdiendo sus casas, su yate y quién sabe cuántas propiedades (es probable que se declare en bancarrota). Pero todavía le quedan bastantes años de carrera, todavía está a tiempo de rectificar sus errores.

¿Y tú? ¿Vives como Johnny Depp? ¿Gastas más de lo que ganas?

[activecampaign form=1]

 

 

 

 

De Unicornios y Otros Temas

Abr 21, 2017

Conozco a alguien que invirtió $5,000 dólares en acciones de Starbucks. Hace 21 años. No porque supiera leer gráficas, no porque tuviera algún amigo en la empresa, ni porque alguien se las hubiera vendido de manera insistente. Simplemente le pareció buena idea. Se “olvidó” de ellas y no les hizo absolutamente nada. Debo decirte que en ese momento, esta persona estaba empezando en su carrera profesional. Tenía hijos pequeños, por lo que habría sido tentador vender esa inversión ante alguna emergencia (real o imaginaria).

En lugar de ello, conservó su pequeña inversión. Luego de 21 años, esa inversión vale casi $200,000 dólares. Starbucks ha sido, usando los términos de moda en los círculos del venture capital, “un unicornio”. Nada mal.

Esta persona tuvo un golpe de suerte. Pero, más que emocionarte por él (o envidiarle), te escribo algunas lecciones que hay detrás de esa “apuesta”.

  • Limita tu riesgo. Tim Ferriss, James Altucher, y otros experimentados genios hablan de esto todo el tiempo: Un emprendedor exitoso no es alguien que toma riesgos desmedidos; al contrario, es alguien que actúa solamente cuando ha limitado sus riesgos al máximo. En primer lugar, los $5,000 dólares (que si bien no son una cantidad insignificante) no representaban una fuerte cantidad para esta persona. Podía darse el lujo de que Starbucks se fuera a la quiebra y perder la totalidad de su inversión y su vida seguiría igual.
  • Todos ganan en Las Vegas. A todos les gusta decir cuánto ganaron en el casino, lo bien qué les fue. Pero pocos comparten sus pérdidas. En el caso de esta persona, también invirtió en empresas que les fue terriblemente mal y perdió hasta el último centavo de lo que invirtió ahí. Ten cuidado de aquellos que solamente hablan de lo bien que les va, la vida -para nadie- es sólo triunfo o logros.
  • Checa tu ego. Sería muy fácil para esta persona decir que su ganancia en Starbucks se debe a su agilidad mental, o a su habilidad con los números o a cualquier otra razón relativa al ego. Pero, la realidad es que cuando le pregunté la razón de porqué escogió invertir ahí me dijo que había sido mera suerte. Sí, había mantenido la disciplina de no vender, incluso en los peores momentos de la empresa, pero su éxito con Starbucks no se lo atribuía a sí mismo.
  • Divertifica. Diversificar es una forma muy sencilla de reducir el riesgo. En el caso de esta persona, Starbucks representa sólo una parte pequeña no sólo de su portafolio de inversión, sino de toda su situación financiera. Sé que esto es un tema de mucho debate: hay quien afirma que es mejor concentrarse en una actividad, y hay quien afirma que es mejor tener múltiples fuentes de ingresos. Yo creo que es un falso debate. Una cosa es tu capital humano (del que ya hablaré después) y otra cosa es tu capital financiero. Si tienes inversiones, diversifícalas, no hay necesidad de concentrar tu riesgo. ¿Tu trabajo, tu carrera? Ese es otro tema, y algo que tú mejor que nadie conoces.

Nadie sabe dónde estarán los próximos “unicornios” de las inversiones. Quizá está en algún garage, como tantas empresas han empezado. Diversifica apropiadamente y no tendrás que depender de encontrar unicornios para tener un portafolio exitoso.

[activecampaign form=1]

Ramón y Sus Tacos

Abr 19, 2017

El efectivo, el dinero constante y sonante, tiene un valor especial, como es visible y tangible, es fácilmente intercambiable por productos y servicios.
Pero también puede ser inseguro (especialmente si vives en zonas difíciles), además de que es tedioso y desgastante tratar de identificar y llevar un registro en qué lo gastas, y, francamente, ocupa “mucho” espacio.

Entre otras razones es por esto que hace varios años tomé la decisión de eliminar el efectivo de mi vida. Todo, absolutamente todo, lo pago ya sea con transferencia electrónica o con tarjeta (porque también odio los cheques).

Sobra decir que negocio que no acepte tarjeta, es un negocio al que no le voy a comprar, no porque no quiera, sino simplemente porque generalmente no tengo efectivo.

El ejemplo más claro es el de Ramón, un joven emprendedor que se dedica a la venta de alimentos en oficinas. Es un negocio interesante: Prepara determinado número de órdenes, y simplemente va a ofrecerlos de oficina en oficina hasta que se termina su inventario. Probablemente su comida es deliciosa, pero no lo sabré, porque cuando le pregunté si acepta tarjetas me dijo que no, que sólo recibe efectivo y cheques.

Le pregunté por qué no recibe tarjetas. ¿Su respuesta? “Por que es muy caro”.

La competencia por procesar pagos es tremenda. Un negocio pequeñito como el de Ramón quizá pagará alrededor de 3% por transacción (si su orden de comida cuesta $7 dólares, esto representa 21 centavos de dólar), más el costo del celular que le permita hacer el pago (los planes son cada vez más baratos, podría conseguir alguno por $40 dólares al mes, suponiendo que no tiene uno ya).

¿Cuántas ventas podría generar Ramón si se abriera a la posibilidad de aceptar tarjetas? ¿Cuántas ventas está dejando a un lado por su idea limitante de sólo aceptar efectivo y cheques?

¿Cuánto estás dejando a un lado tú por tus ideas limitantes?  ¿Cuánta vida, cuántas alegrías, cuántas oportunidades, cuánto dinero?

[activecampaign form=1]