Conozco a alguien que invirtió $5,000 dólares en acciones de Starbucks. Hace 21 años. No porque supiera leer gráficas, no porque tuviera algún amigo en la empresa, ni porque alguien se las hubiera vendido de manera insistente. Simplemente le pareció buena idea. Se “olvidó” de ellas y no les hizo absolutamente nada. Debo decirte que en ese momento, esta persona estaba empezando en su carrera profesional. Tenía hijos pequeños, por lo que habría sido tentador vender esa inversión ante alguna emergencia (real o imaginaria).

En lugar de ello, conservó su pequeña inversión. Luego de 21 años, esa inversión vale casi $200,000 dólares. Starbucks ha sido, usando los términos de moda en los círculos del venture capital, “un unicornio”. Nada mal.

Esta persona tuvo un golpe de suerte. Pero, más que emocionarte por él (o envidiarle), te escribo algunas lecciones que hay detrás de esa “apuesta”.

  • Limita tu riesgo. Tim Ferriss, James Altucher, y otros experimentados genios hablan de esto todo el tiempo: Un emprendedor exitoso no es alguien que toma riesgos desmedidos; al contrario, es alguien que actúa solamente cuando ha limitado sus riesgos al máximo. En primer lugar, los $5,000 dólares (que si bien no son una cantidad insignificante) no representaban una fuerte cantidad para esta persona. Podía darse el lujo de que Starbucks se fuera a la quiebra y perder la totalidad de su inversión y su vida seguiría igual.
  • Todos ganan en Las Vegas. A todos les gusta decir cuánto ganaron en el casino, lo bien qué les fue. Pero pocos comparten sus pérdidas. En el caso de esta persona, también invirtió en empresas que les fue terriblemente mal y perdió hasta el último centavo de lo que invirtió ahí. Ten cuidado de aquellos que solamente hablan de lo bien que les va, la vida -para nadie- es sólo triunfo o logros.
  • Checa tu ego. Sería muy fácil para esta persona decir que su ganancia en Starbucks se debe a su agilidad mental, o a su habilidad con los números o a cualquier otra razón relativa al ego. Pero, la realidad es que cuando le pregunté la razón de porqué escogió invertir ahí me dijo que había sido mera suerte. Sí, había mantenido la disciplina de no vender, incluso en los peores momentos de la empresa, pero su éxito con Starbucks no se lo atribuía a sí mismo.
  • Divertifica. Diversificar es una forma muy sencilla de reducir el riesgo. En el caso de esta persona, Starbucks representa sólo una parte pequeña no sólo de su portafolio de inversión, sino de toda su situación financiera. Sé que esto es un tema de mucho debate: hay quien afirma que es mejor concentrarse en una actividad, y hay quien afirma que es mejor tener múltiples fuentes de ingresos. Yo creo que es un falso debate. Una cosa es tu capital humano (del que ya hablaré después) y otra cosa es tu capital financiero. Si tienes inversiones, diversifícalas, no hay necesidad de concentrar tu riesgo. ¿Tu trabajo, tu carrera? Ese es otro tema, y algo que tú mejor que nadie conoces.

Nadie sabe dónde estarán los próximos “unicornios” de las inversiones. Quizá está en algún garage, como tantas empresas han empezado. Diversifica apropiadamente y no tendrás que depender de encontrar unicornios para tener un portafolio exitoso.

[activecampaign form=1]